Viernes, 28 de Noviembre de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
La piel/Enfermedades cutáneas/Psoriasis
  07/06/2004
  Preparar para imprimir Enviar por correo

Psoriasis

Todas las enfermedades crónicas tienen un cierto impacto en la persona que las padece y, desgraciadamente, cuando afectan la piel su efecto negativo es mayor aunque se trate de patologías banales. El padecimiento de esta afección tiene un indudable impacto psicológico y social en algunos enfermos, por lo que una correcta información y conocimiento de la enfermedad, así como el apoyo entre médico-paciente y entre las propias personas afectadas puede ayudar a soportar esta pesada carga.

La psoriasis es una de las afecciones de la piel más frecuentes cuyo origen se desconoce. Aunque puede adoptar formas diversas, la más habitual es la aparición de placas rojizas cubiertas de escamas de color blanco plateado en zonas concretas del cuerpo o bien de forma diseminada. Generalmente su primera aparición se produce en codos, rodillas o cuero cabelludo, aunque esto no significa que no pueda manifestarse en otra zona de la piel. Se sabe que es crónica y, por el momento, carece de un tratamiento totalmente curativo, si bien es posible controlar su sintomatología mediante diferentes tipos de medicamentos o terapias que deberán ser prescritos o recomendados por el dermatólogo.

¿QUÉ OTROS NOMBRES RECIBE?

Psoriasis vulgar

¿DE QUÉ SE TRATA?

La psoriasis es una afección de la piel crónica y NO contagiosa, que prácticamente, todas las civilizaciones del planeta padecen, aunque menos en los países tropicales, y más en los fríos o faltos de sol. Se piensa que en España afecta a más de 1.000.000 de personas (una de cada 40 personas, aproximadamente). Se manifiesta por igual en ambos sexos y con mayor frecuencia entre los 15 y los 35 años, aunque también pueden darse en niños más pequeños y en personas de mayor edad.

En buena medida, conviene aclarar diversos falsos tópicos que se han creado en torno a esta enfermedad.


Viejos tópicos, nuevas ideas
MentiraVerdad
LA PSORIASIS ES CONTAGIOSALa PSORIASIS no es contagiosa sea cual sea su gravedad. Tópico, tan extendido como infundado. No se puede trasmitir tocando las lesiones de psoriasis. No hay razón alguna que justifique limitaciones en el uso de piscinas, bañeras, gimnasios o cualquier tipo de instalación colectiva, ni mucho menos en el ámbito escolar o laboral.
LA PSORIASIS NO SE HEREDALa PSORIASIS puede ser hereditaria, aunque no siempre.
LA PSORIASIS SE PRODUCE POR FALTA DE HIGIENELa PSORIASIS no significa poca higiene ya que no se produce por suciedad. Los lavados repetidos con jabones agresivos o irritantes pueden favorecer su aparición.
LAS COMIDAS MUY GRASAS O LOS PRODUCTOS DERIVADOS DEL CERDO AUMENTAN LA PSORIASISComa lo que quiera, no se ha demostrado ningún alimento que influya en el comportamiento de la psoriasis. Una alimentación equilibrada es buena para su salud. Solo la obesidad se ha visto como un factor desfavorable.
EL SOL PERJUDICA LA PSORIASISNormalmente el sol y los baños de mar mejoran la PSORIASIS, excepto las formas extensas y las asociadas a reuma psoriásico. De todas formas, la exposición solar debe ser controlada por un dermatólogo.
LA PSORIASIS CAUSA CAÍDA DEL CABELLOFalso, La PSORIASIS respeta el crecimiento y desarrollo normal del folículo piloso.

¿QUÉ LO PRODUCE?

La causa de la psoriasis actualmente no es conocida. Sin embargo, cada día se conocen más los trastornos y alteraciones que ocurren a nivel de las células en las lesiones, a pesar de que aún son muchos los enigmas que nos presenta. Aunque son numerosos los factores que desencadenan este complicado proceso, el factor que más destaca es el genético. La aparición de la psoriasis supone una predisposición hereditaria, ya que un tercio de las personas con psoriasis tienen antecedentes familiares de haberla padecido o estar padeciéndola. En dos tercios no se tienen familiares afectos. En cualquier caso, la psoriasis se padece desde el nacimiento por más que la aparición y el diagnóstico se produzcan en edades dispares de la vida. Hoy día no es posible predecir quién manifestará la enfermedad, pues aunque se sabe que la herencia ejerce un papel importante, no se conoce bien el comportamiento de este factor.
La PSORIASIS no siempre se hereda a futuras generaciones.

Así mismo, se trata de una enfermedad relacionada íntimamente con factores emocionales, aunque no existen evidencias de que la causa directa de la psoriasis sea de tipo “nervioso” o psicológico. Los brotes de lesiones, o incluso la aparición por primera vez de psoriasis, puede estar desencadenado, aunque no causado, por una situación de tensión emocional. De la misma forma, la presencia de psoriasis en áreas muy aparentes como la cara (localización que se afecta muy raramente) o las manos, unido a la no garantía de curación clínica y por tanto de su cronicidad, puede perjudicar de manera considerable en el entorno social y profesional del paciente. Las personas con psoriasis acusan un alto nivel de tensión comparados con otros enfermos. Los pacientes pueden en estos casos desarrollar un empeoramiento de las lesiones.

¿CÓMO SE NOTA?

El síntoma que la hace más reconocible, es la aparición de lesiones enrojecidas y engrosadas, de tamaño y grosor variable, en la mayoría de los casos recubiertas de escamas o costras blancas o brillantes, más frecuentemente a nivel de codos, rodillas y cuero cabelludo. Casi cualquier parte del cuerpo puede resultar afectada. Estas lesiones los dermatólogos las denominan “placas de psoriasis”. El problema reside en que se produce una apariencia muy desagradable y en ocasiones un intenso picor y quemazón. En la psoriasis el grado de afectación de la piel puede ser muy variable, si bien la gran mayoría son casos leves y con pocas lesiones y limitas a unas pocas áreas del cuerpo. Por fortuna, la psoriasis es solo un padecimiento cutáneo y no afecta a la salud general. En un 5% de los pacientes afectados de psoriasis puede producirse una inflamación de ciertas articulaciones, con o sin afectación de la piel, antes o después de aparecer las lesiones de psoriasis en la piel. En algunos casos dicha afectación mejora con el mismo tratamiento que recibe la piel. A esta forma de afección los dermatólogos y reumatólogos la denominan PSORIASIS ARTROPÁTICA.

El comportamiento de la psoriasis es caprichoso e impredecible. Las lesiones pueden sanar por si solas y desaparecer por meses o años, o empeorar y ganar en extensión.

Los dermatólogos, a lo largo de la historia de la dermatología, han ido dando nombre a ciertos subtipos de psoriasis, que afectan a localizaciones no tan frecuentes y que en muchos casos son bastante populares:

- Psoriasis palmo-plantar. Forma especial de psoriasis que aparece en las manos y/o en los pies. Si no hay otras lesiones en el resto del cuerpo, puede ser difícil diagnosticarla. La psoriasis en las manos puede dificultar la relación social. La psoriasis en las plantas de los pies puede dar problemas de movilidad. Es especialmente resistente a los tratamientos.

- Psoriasis ungueal. Psoriasis localizada en las uñas. Es muy variable, pero afecta a muchos psoriásicos. Algunas personas sólo tienen afectación ungueal. Lo más frecuente es la presencia de pequeños "puntos" en las uñas, parecidos a las marcas de un dedal. También pueden observarse manchas amarillas que son desprendimientos de las uñas de su base.

- Psoriasis invertida. Psoriasis que aparece en los pliegues del cuerpo (axilas, pubis, ingles, pechos, etc.) donde precisamente la mayoría de los afectados no la tienen.

- Psoriasis guttata. Es la psoriasis en forma de múltiples y pequeñas gotas, muy enrojecidas, cubiertas de fina escama. Es la más frecuente en niños y jóvenes. Suele aparecer tras una infección en las vías respiratorias superiores, de forma rápida y como primer brote. Puede desaparecer espontáneamente o transformarse en psoriasis de placas. Debe tratarse adecuadamente la infección concomitante.

- Psoriasis eritrodérmica. Toda la piel del cuerpo está afectada. Existe una forma seca y una húmeda o edematosa. La forma edematosa es más severa y requiere muchas veces el ingreso en el hospital. Es muy rara.

- Psoriasis pustulosa. Es una complicación poco habitual. Las placas se recubren de lesiones con contenido purulento sin que se deba a una infección. Pueden quedar localizadas en alguna parte del cuerpo (sobre todo palmas y plantas) o generalizarse (forma muy grave).

¿QUÉ PRUEBAS SE SUELEN HACER PARA CONFIRMARLO?

El diagnóstico lo hará un dermatólogo basándose en la apariencia de la piel. Normalmente no se requiere ningún test ni prueba especial para el diagnóstico. En casos de cierta duda, el dermatólogo puede recurrir a una biopsia cutánea, para observar la lesión al microscopio.

¿QUÉ SE SUELE DAR DE TRATAMIENTO?

Por desgracia la psoriasis no tiene una curación definitiva garantizada en la actualidad. A pesar de ello, disponemos de un arsenal terapéutico considerable dispuesto a “blanquear” o por lo menos a mejorar las lesiones con mayor o menor efectividad. Pero no se engañe, el tratamiento de la psoriasis requiere constancia y paciencia.

Cada individuo que padece este problema tiene su particular psoriasis y por tanto su tratamiento es específico y único para él. El tratamiento que va bien a una persona puede que no sirva a otra. La elección de cada tratamiento va a estar en función de la edad, del tipo de psoriasis, la localización de las lesiones, la extensión y la severidad de la enfermedad. Por todo ello, se recomienda evitar automedicarse y acudir al dermatólogo para que sea él quien establezca el diagnóstico y tratamiento adecuado y realice las revisiones periódicas. La mayoría de los pacientes se pueden tratar en el ambulatorio, e incluso algunos de ellos no requieren tratamiento farmacológico.

Tipos de tratamiento
Tópicos (aplicados directamente sobre la piel)
Alquitranes (Antralina)
Corticoides
Calcipotriol / Tacalcitol
Emolientes
Acido salicílico
Tazaroteno
Fototerapia. Luz ultravioleta (UV)
UV-B
Psoralenos + UVA (PUVA)
Internos (vía oral)
Retinoides
Metotrexato
Ciclosporina
Tratamientos complementarios
Baños
Clima y Balnearioterapia
Apoyo psicológico

En la actualidad, se dispone de una amplia gama de posibilidades terapéuticas que incluyen medicamentos aplicados sobre la piel (pomadas, cremas, lociones), de administración oral y diversos tipos de fototerapia y terapias complementarias. La respuesta a cada tratamiento varía de una a otra persona, por lo que, el tratamiento no debe detenerse con un solo fármaco u opción cuando no ha resultado efectivo. Si la psoriasis se hace resistente a un tratamiento y deja de ser efectivo, debe substituirse por otro. Con cierta frecuencia se combinan o alternan varios de ellos ya sea aplicándolas o tomándolas en el mismo día o alternativamente. Se intenta así, complementar los beneficios de cada uno, acelerar el proceso de tratamiento, evitar o minimizar la pérdida progresiva de eficacia y reducir la cantidad necesaria de cada medicamento con el fin de disminuir los efectos secundarios a largo plazo.

TRATAMIENTOS TÓPICOS

Son los tratamientos que se aplican directamente sobre la piel, tratando sólo la zona afectada y no el resto de la piel sana. Los más usuales son:

Alquitranes

Los alquitranes son quizás el tratamiento más antiguo de la psoriasis. Existen una gran variedad de alquitranes y formas de aplicación. Los preparados con alquitranes aclaran con eficacia las lesiones de psoriasis, aunque su principal inconveniente es que causan irritación, su olor desagradable, que varía según de cada preparado, y su capacidad para manchar la ropa y la bañera. Normalmente se usan en forma de cremas. La antralina es un tipo de alquitrán, altamente eficaz pero a la vez muy irritante, por ello debe manejarse con precaución. La antralina se deja reposar durante unos minutos sobre la piel afectada y después se quita. Nunca debe aplicarse a la piel sana y con guantes para no dañar la piel de las manos. Por este motivo es difícil su aplicación en casa. Su uso se limita a regímenes de internado en hospitales.

Corticoides

Son los más recetados y tienen un efecto antiinflamatorio importante. Existen muchas variedades y potencias distintas. Son un medicamento de acción muy rápida y eficaz, no irritante y no manchan la piel ni la ropa. Por el contrario, causan efectos secundarios locales si se usan durante mucho tiempo (adelgazamiento de la piel, aparición de hemorragias espontáneas, aparición de pequeñas varices,…). Además, si su uso es continuado hay que aumentar las dosis paulatinamente para producir el mismo efecto y cuando se dejan, pueden ocasionar rebrotes, por lo que deben aplicarse siguiendo estrictamente las instrucciones del dermatólogo. No se deben dejar de aplicar de golpe; Si deben suspenderse, la dosis se reducirá poco a poco, como le indicará su médico especialista de la piel.

Calcipotriol y Tacalcitol

Ambos derivados de la vitamina D. Se aplican en las psoriasis leves y moderadas. No tiene color, no mancha la ropa, pero son algo irritantes, especialmente en la cara y en los pliegues cutáneos. Tras aplicarlo es importante lavarse bien las manos para evitar que llegue a la cara accidentalmente.

Emolientes y lubricantes

Muchos de ellos no están considerados como medicamentos, pero son un tratamiento básico en la prevención y mantenimiento libre de lesiones, ya que hidratan la piel, reducen el picor, disminuyen la inflamación y suavizan la descamación. Pueden llegar a ser el tratamiento único, con la ventaja de tener nulos o mínimos efectos secundarios a corto y largo plazo. Los más usuales son la avena, la urea y los aceites minerales (vaselina, parafina o glicerina), vegetales (coco, oliva, almendras dulces, soja, sésamo) o animales (lanolina).

Ácido salicílico

Asociado normalmente a los emolientes y corticoides de uso tópico, disminuye la formación de escamas y las elimina. Por tanto es muy útil en las formas costrosas de psoriasis.

TRATAMIENTOS INTERNOS (también llamados sistémicos)

Son tratamientos que se toman por vía oral. Se reservan para formas más severas y extensas de psoriasis.

Retinoides orales

Con los retinoides (etretinato y acitretino) se consiguen buenos resultados y tras el control de la enfermedad, deben retirase lentamente para evitar recidivas. Se toman por vía oral y debido a su capacidad de provocar malformaciones en el feto, las mujeres en edad de procrear deben usar métodos anticonceptivos eficaces durante el tratamiento y por un período de 2 años después de dejar de tomar estos medicamentos. En ambos sexos, no debe donarse sangre tras haber recibido este tratamiento. Precisan control analítico del hígado y colesterol.

Metotrexato

El Metotrexato es un fármaco potente que requiere un control médico estricto. Útil sobre todo en psoriasis que afectan a las articulaciones. El tratamiento puede durar varios meses de forma continuada y luego darse intermitentemente tras la mejora de las lesiones. Durante el tratamiento se realizarán análisis del funcionamiento del hígado y de la sangre.

Ciclosporina

La ciclosporina es un tratamiento que se aplica en los transplantes de órganos y en otras enfermedades graves. Igualmente puede tener efectos secundarios (hipertensión o alteraciones renales) pero son controlables. La enfermedad mejora rápidamente tras el tratamiento, pero sin embargo, la psoriasis reaparece si no se mantiene una dosis mínima.

FOTOTERAPIA (Tratamientos con rayos ultravioletas)

Estos tratamientos usan la luz ultravioleta (UV) que presenta mayor energía que la luz visible. Los rayos ultravioletas de tipo A y los de tipo B son los que tienen utilidades terapéuticas y llegan a la tierra a través de la luz del sol. En la psoriasis detienen el crecimiento exagerado de las células de la piel. Pero como contrapartida producen un envejecimiento precoz de la piel y pueden provocar de cáncer de piel, por lo que se debe limitar y controlar bien su uso terapéutico. Se aplican en cabinas especiales que existen en hospitales, durante varias semanas o meses, y a todo el cuerpo o a zonas concretas (pies, manos, cabeza,…). Los rayos ultravioletas que se aplican en los hospitales o clínicas SON DISTINTOS a los aplicados en gimnasios o centros de bronceado.

Los rayos UVB se administran solos ya que tienen una capacidad importante para penetrar en la piel y por lo tanto son más dañinos. Los UVA penetran menos y son menos dañinos, por lo que para que penetren más se combinan con un medicamento que se administra en pastillas llamado psoraleno y que provienen de una planta. Dado que esta sustancia reacciona con la luz de forma más intensa, aumenta el efecto de los rayos ultravioletas tipo A sobre la psoriasis. A esta combinación se le llama PUVA. Primero se toma el psoraleno y pasado un tiempo, se aplican los rayos UVA en una cabina especial. Existen otras formas de administración del psoraleno, como la aplicación mediante baños o aplicándolo sobre las lesiones directamente. El PUVA no se aplica cuando hay pocas lesiones, en embarazadas, niños o pacientes con varices importantes, enfermedades de hígado o riñón. También pueden asociarse a otros tratamientos farmacológicos como alquitranes, emolientes, corticoides tópicos o retinoides orales.

TRATAMIENTOS COMPLEMENTARIOS

Baños

Sumergir el cuerpo en agua al menos durante 15 minutos ayuda a sentir la piel más confortable, elimina las escamas y reduce el picor. Además se pueden añadir aceites, alquitranes, sales o avena. Después del baño es aconsejable hidratar y suavizar la piel.

Clima y Balnearioterapia

Tomar baños de mar y de sol con moderación es muy beneficioso. Algunos lugares son especialmente atractivos debido a sus condiciones peculiares. Muchas zonas de España son adecuadas para la realización de estos tratamientos debido a que gozan de bastantes horas de sol. Numerosos son los centros termales dedicados a tal menester. A mayor distancia, es famoso el Mar Muerto pues allí se encuentran condiciones favorables, como luz solar con menos rayos UVB, agua que contiene gran concentración de sales y centros donde se encuentra compañía de otras personas con psoriasis.
¡¡¡ No se broncee intensamente, ya que la psoriasis puede establecerse en las zonas de quemadura solar !!!

Psicoterapia

Puede resultar de gran utilidad las terapias de apoyo psicológico. Como es lógico compete al psicólogo y/o psiquiatra controlar y medicar los trastornos derivados de esta enfermedad como son la ansiedad, el estrés y/o la depresión. Cabe considerar que los compuestos de litio, los cuales ocupan un lugar preferente en las terapias habituales psiquiátricas, pueden precipitar o agravar las lesiones psoriásicas.

Nuevos Tratamientos, nuevas esperanzas.

La investigación es constante en el campo de los tratamientos en lo que a la psoriasis se refiere. Numerosos grupos de investigadores en diversos países, incluido el nuestro, trabajan por conseguir nuevas moléculas eficaces, limpias, cómodas y con los mínimos o nulos efectos secundarios posibles.

¿CÓMO PUEDES PREVENIRLO O POR LO MENOS NO EMPEORARLO?

Las personas afectadas de psoriasis deben proporcionar a su piel un tratamiento adicional asociado al tratamiento médico. En la sección
consejos y tratamientos puede encontrar consejos detallados útiles para el cuidado de su piel.

¿CUÁNDO DEBE CONSULTAR A SU MÉDICO?

Es importante no automedicarse y no recurrir a tratamientos dudosos que podrían llevar a empeorar la psoriasis. Consultar con un especialista de la piel (dermatólogo) que establezca el diagnóstico correcto y determine el estado y tipo de psoriasis. El dermatólogo le planteará un programa de tratamiento con revisiones periódicas. Los tratamientos son largos y debe mantenerse constante. También es útil contactar con asociaciones de afectados (como Acción Psoriasis) para compartir la experiencia con otras personas, facilitar el intercambio de información y dar apoyo a los afectados para mejorar su calidad de vida.

Ocúpese de su psoriasis, sin preocuparse. Informese adecuadamente.

¿QUE MEDICO LE PUEDE TRATAR?

Ya lo hemos mencionado, el Dermatólogo y si existe afectación articular el Reumatólogo.






Estadísticas
Visitas39125
Recomendada19
Impresa224
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]