Sábado, 19 de Abril de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
La piel/Enfermedades cutáneas/Condiloma Acuminado
  07/06/2004
  Preparar para imprimir Enviar por correo

Condiloma acuminado

Enfermedad vírica de la piel caracterizada por el crecimiento de una lesión verrugosa en los genitales o en la región anal. Es un trastorno que se considera una enfermedad de transmisión sexual (ETS).

¿QUÉ OTROS NOMBRES RECIBE?

Condiloma, Condiloma acuminata, Verrugas genitales, Verrugas venéreas.

¿QUÉ LO PRODUCE?

Son ocasionados por el virus de papiloma humano (VPH), que también es el responsable de las verrugas vulgares habitualmente localizadas en manos y plantas de los pies (popularmente conocidos como papilomas). Han sido clasificado más de 60 tipos diferentes de estos virus. Algunos tipos se asocian a verrugas fácilmente visibles con gran abultamiento y aspereza. Otros tipos se asocian más con verrugas planas. Hay otros tipos más importantes que se asocian con cambios malignos en el cuello del útero (Neoplasia Intraepitelial Cervical) y en la próstata.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Estos virus del papiloma proliferan y ocasionan pequeños crecimientos (verrugas) sobre la piel y sobre las mucosas (preferentemente en los límites de la piel con las mucosas), de las regiones anales y genitales. Especialmente sobre el pene, la vulva, la uretra, vagina, cuello del útero y alrededor del ano.

La infección por VPH es muy frecuente, aunque la mayoría de personas afectadas no tiene síntomas, como lo demuestran gran cantidad de estudios al respecto. La incidencia de verrugas genitales parece aumentar rápidamente. Entre los factores de riesgo se incluyen las parejas sexuales múltiples, parejas de desconocidos, mal uso del preservativo, y el inicio temprano de la actividad sexual. En niños, la presencia de condiloma acuminata debe despertar sospechas de abuso sexual.

¿CÓMO SE NOTA?

Las lesiones sobre los genitales externos se reconocen fácilmente, ya que se trata de una verruga. En el pene, las verrugas genitales tienden a ser más pequeñas y menos verrucosas que sobre los genitales femeninos o que las perianales en ambos sexos. Los condilomas crecen mejor en el área genital húmeda. Son ásperos, coloreados y duros, apareciendo solos o en racimos. Si no se tratan, las verrugas alrededor del ano y de la vulva pueden agrandarse rápidamente tomando un aspecto de “coliflor” ya que el mantener el área infectada seca puede ser un problema, y las verrugas se asientan frecuentemente en las áreas húmedas. Son lesiones que pueden dar picor, pero lo normal es que no den ningún síntoma.

En las mujeres el VPH puede invadir la vagina y el cuello del útero. Estas verrugas son planas y no son fácilmente visibles sin procedimientos especiales. Como el VPH puede ser el principio de un cambio precanceroso en el cuello del útero (displasia cervical), es importante que se diagnostique y trate. Para detectar el VPH es importante hacer la prueba de Papanicolau regularmente.

¿QUÉ PRUEBAS SE SUELEN HACER PARA CONFIRMARLO?

Un examen genital por el especialista da a conocer lesiones en cualquier parte de los órganos genitales externos. En las mujeres, un examen pélvico puede dar a conocer crecimientos sobre las paredes vaginales o en el cuello del útero. Para ver lesiones invisibles a simple vista se puede realizar una colposcopia. El tejido de la vagina y del cuello del útero puede tratarse con ácido acético para hacer que las verrugas se hagan visibles. Es necesario realizar una prueba de Papanicolau para ver posibles cambios asociados con el VPH. Una colposcopia para ver lesiones genitales externas o internas que son invisibles a simple vista. Otras técnicas más modernas son las de identificación del genoma viral del VPH a través de una Reacción en Cadena de la Polimerasa (RCP). Las parejas con relaciones sexuales con el enfermo también necesitan ser examinadas por un médico para descartar el contagio.

¿QUÉ SE SUELE DAR DE TRATAMIENTO?

Los tratamientos tópicos para erradicar las lesiones incluyen: el ácido tricloroacético, el podofilino al 10-25%, la podofilotoxina al 0,25%, el 5-fluoracilo y imiquimod (producto de más reciente aparición).

Los tratamientos quirúrgicos incluyen: aplicación de nitrógeno líquido, electrocauterización, terapia con láser y la escisión quirúrgica.

Deberían usarse preservativos hasta la completa desaparición de las lesiones y de hacer un control a las pocas semanas de terminar el tratamiento.

Las mujeres con una historia de verrugas genitales, y las mujeres de hombres con una historia de verrugas genitales, deberían hacerse una prueba de Papanicolau por lo menos cada 6 meses (las mujeres afectadas lo harán después de 3 meses de iniciado el tratamiento) .

Con el tratamiento e identificación adecuada, las verrugas genitales normalmente pueden controlarse, aunque las lesiones suelen reaparecer frecuentemente después del tratamiento.

¿CÓMO PUEDES PREVENIRLO O POR LO MENOS NO EMPEORARLO?

El preservativo previene de la infección por VPH, y cuando se usa correcta y coherentemente, proporciona una buena protección no solamente contra el VPH sino también contra otras ETS.

¿CUÁNDO DEBE LLAMAR A SU MÉDICO?

Pida una cita con su médico si su pareja sexual ha sido diagnosticada de verrugas genitales, o si nota cualquiera de los síntomas descritos. Los adolescentes parecen ser sumamente susceptibles al VPH y aquellos con experiencias sexuales muy tempranas deberían ser examinados para detectar una posible infección por VPH.

¿QUE MEDICO LE PUEDE TRATAR?

El dermatólogo, ginecólogo, urólogo y cirujano general.






Estadísticas
Visitas61939
Recomendada7
Impresa246
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]