Lunes, 22 de Diciembre de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
La piel/Enfermedades cutáneas/Celulitis
  07/06/2004
  Preparar para imprimir Enviar por correo

Celulitis

La celulitis es una infección bacteriana del tejido blando que se encuentra por debajo de la piel, que ocasiona una inflamación aguda en la zona afecta y que se acompaña de fiebre y malestar general. El tratamiento con antibióticos es fundamental, ya que sin él pueden producirse complicaciones muy graves e irreversibles.

¿QUÉ OTROS NOMBRES RECIBE?
Infección tejido subcutáneo.

¿DE QUÉ SE TRATA?
Se trata de una infección del tejido blando localizado por debajo de la piel, ocasionada por microorganismos, que penetran generalmente a través de una herida o lesión preexistente en la piel o bien llegan trasportados por el torrente sanguíneo. Puede afectar a personas de cualquier edad, siendo más frecuente en niños menores de tres años y en personas mayores.
No tiene ninguna relación con la llamada "piel de naranja" que es trastorno cosmético de origen vascular, no infeccioso y por supuesto inofensivo.

¿QUÉ LO PRODUCE?
La celulitis está causada por bacterias. En los adultos los gérmenes que más frecuentemente penetran por la piel son el Streptococcus pyogenes, ß-hemolítico, Stafilococcus aureus; en los niños también debe destacarse el Haemophylus influenzae tipo B. Los microorganismos que llegan a la piel a través del la circulación sanguínea son menos frecuentes, siendo los más relevantes el Clostridium neoformans y el Streptococcus pneumoniae. Además de éstos, existe una larga lista de bacterias que pueden dar lugar a infecciones del tejido subcutáneo.

Para que se produzca una celulitis además del germen debe existir una puerta de entrada, que puede ser: un traumatismo (quemaduras, picaduras, mordeduras, otras), enfermedades cutáneas subyacentes (úlceras, enfermedades ampollosas, infecciones superficiales por virus o hongos, eczemas, otros) o heridas quirúrgicas.

Es importante tener en cuenta que existen una serie de factores que aumentan el riesgo de padecer una celulitis, entre los cuales destacan: diabetes, mala circulación en las piernas, situaciones que causen una bajada de las defensas, malnutrición y adicciones (drogadicción y alcoholismo).

¿CÓMO SE NOTA?
La ERISIPELA, que es como se llama a esta infección en sus primeras etapas, se manifiesta en forma de una placa roja, caliente, edematosa y brillante, de bordes bien definidos, de consistencia dura y dolorosa a la palpación, que se caracteriza por aparecer de forma aguda. En su evolución puede aparecer supuración, vesículas, ampollas, erosiones y necrosis (piel muerta).

Las zonas más frecuentemente afectadas son las piernas, seguida de la cara y los brazos.

Todo este cuadro se acompaña de fiebre alta con escalofríos y un malestar general importante.

Con la realización de un tratamiento adecuado con antibióticos el cuadro se suele curarse sin complicaciones. Sin no se administra tratamiento la infección puede extenderse, destruyendo inicialmente los tejidos más profundos y posteriormente diseminándose por el torrente sanguíneo al resto del organismo, pudiendo llegar a causar la muerte de la persona.

¿QUÉ PRUEBAS SE SUELEN HACER PARA CONFIRMARLO?
El diagnóstico lo realizará su médico basándose fundamentalmente en las manifestaciones clínicas. La presencia de una placa roja, edematosa, caliente, indurada y dolorosa a la palpación de aparición rápida y que se acompaña de fiebre, lleva al médico a sospechar una celulitis.

Para confirmar el diagnóstico es necesario tomar una muestra del líquido que supura. Con el material obtenido se realizan unas tinciones especiales para intentar observar el microorganismo por el microscopio y un cultivo con antibiograma para determinar el germen exacto y su tratamiento idóneo (el antibiograma detecta la eficacia de una antibiótico para eliminar un microorganismo determinado). En un porcentaje variable de casos estas pruebas son negativas, pero esto no descarta el diagnóstico.

También es importante realizar unos análisis generales, en los que suele detectarse un aumento importante de los leucocitos y de la velocidad de sedimentación globular (ambos son signos indirectos de infección).

En algunas ocasiones puede ser necesario realizar algunas pruebas diagnósticas especiales como una biopsia cutánea y/o una prueba de imagen (Ecografía; Resonancia Magnética) para poder delimitar exactamente la extensión de la lesión.

¿QUÉ SE SUELE DAR DE TRATAMIENTO?
La celulitis es una enfermedad que se cura con la administración del antibiótico adecuado. La realización de un antibiograma nos indicará que antibiótico es el más adecuado en cada caso. Mientras esperamos el resultado del antibiograma es necesario iniciar el tratamiento con un antibiótico, generalmente una penicilina (o derivado) o una quinolona (ciprofloxacino) y, posteriormente se continuará con el mismo o se cambiará en función del resultado del antibiograma, hasta completar correctamente el tratamiento (7-10 días).

Además del tratamiento con antibiótico es necesario realizar una serie de medidas de soporte:

  • En caso de fiebre se debe añadir tratamiento con antipiréticos.
  • Si aparece dolor intenso en la zona de la celulitis es necesario administrar analgésicos.
  • Es importante realizar reposo, en ocasiones absoluto.
  • Si la zona afectada es la pierna es recomendable mantener la extremidad elevada.
  • La aplicación de paños húmedos sobre la placa de celulitis puede aliviar la sensación de dolor.

¿CÓMO PUEDE PREVENIRSE O POR LO MENOS NO EMPEORARLO?
Si tiene mala circulación en las piernas es importante mejorarla en lo posible para evitar que las piernas sean la puerta de entrada de microorganismos. Por ello son aconsejables las siguientes medidas:

  • Medias elásticas (o compresivas) que faciliten el retorno venoso
  • Durante el reposo mantener la pierna elevada.
  • No sobrecargar las piernas estando muchas horas seguidas de pie.
  • Mantener las piernas bien hidratadas para impedir la irritación por sequedad.
  • En caso que se produzca una herida o traumatismo en la pierna es conveniente que mantenga limpia la herida, lavándola con agua y jabón y aplicando un antiséptico en la piel (ejemplo: yodo).
  • Si además de la mala circulación tiene una úlcera en la pierna es fundamental que haga las curas tal y como le haya recomendado su médico, para mantenerla lo más limpia posible y facilitar su cicatrización.
  • Si es diabético, debe extremar el cuidado de sus pies y sus piernas, ya que pequeñas heridas, a veces desapercibidas, puede ser el inicio de una celulitis. Es importante que además de las medidas mencionadas en el punto anterior, evite posibles infecciones del pie por hongos, por lo que debe mantener los pies limpios y secos y, ante la sospecha de una mínima infección por hongos debes realizar inmediatamente el tratamiento adecuado que le recomiende su dermatólogo.
  • Si padece episodios repetidos de celulitis puede que sea preciso realizar tratamiento preventivo con antibiótico durante una temporada.

¿CUÁNDO DEBE LLAMAR A SU MÉDICO?
Es muy importante que acuda lo antes posible a su médico, ya que si no se diagnóstica correctamente y no se inicia rápidamente el tratamiento antibiótico adecuado pueden aparecer graves complicaciones. Por ello, si le aparece una placa roja, caliente y dolorosa en su piel junto con fiebre no dude en ponerse en contacto lo antes posible con su médico.

¿QUÉ MÉDICO LE PUEDE TRATAR?
El dermatólogo.






Estadísticas
Visitas89064
Recomendada27
Impresa1144
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]